Una isla del color de la candela

Por Winston Thames

REC 9 Cuentos

I

Antes de que se inventen las gallinas, las mujeres cultivarán los árboles de huevo en el huerto comunitario de Lagerstroemia Indica. La primera semilla de huevo será encontrada por una mujer sin nombre que estará abriendo una trucha para limpiarla antes de fritarla. En el vientre de la trucha habrá una bolsa y en la bolsa habrá una pepita blanda del color de la candela. La mujer sin nombre cogerá la bolsa, sacará la pepita, la olerá, le pasará la lengua y luego la meterá de nuevo en la bolsa. Luego, en secreto, la mujer sin nombre irá al patio trasero de su casa y enterrará su tesoro. La mujer morirá por envenenamiento. Pero ni ella ni los otros habitantes de Lagerstroemia Indica sabrán qué fue lo que la envenenó. En el patio trasero de la casa de la mujer sin nombre crecerá una vara delgada de color azul brillante. Una mujer llamada Amelia comprará la casa de la mujer sin nombre para vivir con Jerónimo. Amelia estará enamorada de Jerónimo. Jerónimo estará enamorado del nombre de Amelia. Amelia y Jerónimo se enamorarán de la vara delgada de color azul brillante. Entre los dos regarán la vara todas las mañanas. Una noche sin luna pero con palomas grises germinará un fruto blanco en la punta de la vara. A la mañana siguiente Amelia y Jerónimo irán al patio con dos regaderas y verán el fruto blanco en la punta de la vara. Jerónimo le pedirá a Amelia que por favor le lleve la escalera porque quiere coger el fruto, Amelia. Amelia le dirá que el fruto blanco en realidad no es un fruto blanco sino el botón blanco de una flor. Jerónimo le dirá a Amelia que no quiere tener que repetirle que por favor le lleve la escalera, Amelia. Amelia le dirá a Jerónimo que si quiere coger el fruto que no es fruto tendrá que ir él mismo por la escalera. Mientras la pareja discute abajo, el fruto blanco seguirá en la punta de la vara. El fruto blanco será un mar de aceite invisible envuelto en una cáscara fina de cal. En el mar de aceite invisible flotará una isla del color de la candela.

II

Amelia morirá después de tomar un café que le llevará Jerónimo después de la discusión acerca de si el fruto blanco de la punta de la vara era en realidad un fruto blanco o si era un botón blanco de una flor. Jerónimo pensará que es una lástima que se haya muerto Amelia, y hablará con el cadáver mientras se monta en la escalera para coger el fruto. Tras observar el fruto toda la semana, y con el cadáver de Amelia comenzando a descomponerse en el sofá de la sala, Jerónimo decidirá que debe arriesgarse a sembrar el fruto en lugar de comérselo. Jerónimo cavará dos huecos en el patio. En uno de los huecos echará el fruto y en el otro echará el cadáver de Amelia. A la mañana siguiente Jerónimo saldrá al patio a regar la vara de color azul brillante y a conversar con el cadáver de Amelia. Jerónimo verá que en la punta de la vara azul brillante hay un nuevo fruto blanco.