Introducción a cuatro autoralías*…

Por Camilo Vivas

REC 1

“Las paradojas del autor. Las presuntas paradojas del autor que tanto sorprenderán al lector, no están tanto en el libro como en la cabeza del lector.”

“Dos clases de desconocimiento. La desgracia de los escritores agudos y claros es que se les toma por superficiales y nadie se esfuerza en leerles; y la suerte de los escritores oscuros es que el lector se agota al leerlos y les atribuye el placer que le ha producido el esfuerzo.”

“Los pensadores como estilistas. La mayoría de los pensadores escriben mal porque no se contentan con comunicarnos sus ideas, sino también la razón de sus pensamientos.”

“Pintura literaria. La mejor forma de representar un objeto cargado de significado es extraer, como un químico, de ese objeto los colores con los que se le pintará, sirviéndose entonces de ellos como hace el artista; de forma que se haga surgir el dibujo de las separaciones y de las transiciones de colores. El cuadro conservará algo de ese elemento natural tan atractivo que presta su significado a dicho objeto.”

“Ingenio colectivo. Un buen escritor no cuenta sólo con su ingenio, sino también con el ingenio de sus amigos.”

“Pecado contra la inteligencia del lector. Cuando un autor reniega de su talento con la única finalidad de ponerse a la altura del lector, comete el único pecado mortal que éste no le perdonará jamás: suponiendo, claro está, que se dé cuenta de ello. Por otra parte, al hombre se le pueden achacar las peores cosas, pero en la manera de decírselas, hay que saber halagar su vanidad.”

“La gracia. Los autores más graciosos producen la más imperceptible de las sonrisas.”

“Demasiado cerca y demasiado lejos. A menudo sucede que el lector y el autor no se entienden porque éste último conoce tan bien una materia que la encuentra aburrida, lo que le lleva a prescindir de ejemplos, aún conociéndolos a millares. El lector, a su vez, es ajeno a la materia y cree que ésta carece de buenos fundamentos cuando se le priva de ejemplos.”

“Contra los originales. Cuando el arte se reviste con la tela más gastada, es cuando mejor se le reconoce como tal.”

“Fecundidad pacífica. Los aristócratas de nacimiento en el campo del espíritu no se dan demasiada prisa; sus creaciones brotan y caen del árbol en una tarde tranquila de otoño, sin que hayan sido deseadas, forzadas ni devoradas por otros con apremio. El ansia de estar creando sin tregua ni descanso es vulgar y manifiesta celos, envidia, ambición. Cuando se es algo, no se necesita verdaderamente hacer nada y, sin embargo, se hace mucho. Hay un tipo humano más elevado que se encuentra por encima del <<productivo>>.”

“Alegría en la vejez. El pensador, así como el artista, que han dado en sus obras lo mejor de sí mismo, sienten una alegría casi maligna al ver cómo su cuerpo y su espíritu son dañados y destruidos por el paso del tiempo, como si observara a un ladrón forzando su caja fuerte, sabiendo que está vacía y que todos sus tesoros se encuentran bien guardados.”

“El mejor autor. El mejor autor es aquél a quien, le avergüenza convertirse en un hombre de letras.”

 

Tomado de: Humano, demasiado humano. – Friedrich Nietzsche-
*espacio-lugar donde se desarrolla el tema de la autoría.