Historias de familia

Por Nicolás Barrera Martínez

REC 10

 

Mi hermana me trajo un autógrafo de un director que no conozco.

Te traje esto. ¿Qué? Es un autógrafo de un director de cine. ¿De cuál? No sé su nombre, supongo que como te gusta tanto el cine lo debes conocer, es colombiano. Lo conocí en una fiesta donde la monis, bailó conmigo y todo. Tiene una película de algo con drogas, una de comedia… ah… y le encanta la perica. Podría ser cualquier director de cine colombiano. Yo no veo cine colombiano.

Mi hermano tomó cerveza con Pete Doherty.

Estaba en Londres recién llegado a estudiar su MBA. Mi hermano, un guitarrista del demonio, se había vuelto un proyecto de gerente. Se sentó a tomar un café en un local indio que estaba llenísimo. De pronto, Pete se sentó en su mesa, la de mi hermano, sin preguntar y ordenó una taza de té. Le preguntó a mi hermano qué bebía. Café. Pete soltó un escupitajo sobre la mesa. Mi hermano le contestó con otro. Pete lo invitó a tomar una cerveza, mi hermano aceptó. Entraron a un bar, bebieron y bebieron… gratis. Pete le iba a agradecer al cantinero del bar su hospitalidad con una canción, invitó a mi hermano a que lo acompañara. Pete se desmayó. Mi hermano no recuerda más.


Gustavo Cerati le deseo a mi padre buena suerte conmigo.

Cerati estaba de gira con Soda. Mi pá fue a comprar una pizza para mi má que tenía un antojo. 7 meses. Che ¿está buena la pizza? Sí. ¿Por qué llevás de anchoas? Mi esposa tiene un antojo. Mi pá no recuerda muy bien de qué habló con él, sólo recuerda algo sobre Bolivia, los rubios y la pizza hawaiana. El afán de mi pá por llegar donde mi má.

Suerte con tu hijo. Gran tipo Cerati.


Orson Welles le pidió a mi abuela que le encendiera un cigarrillo.

Tenía 20 años, su padre era un comerciante. No recuerda en qué ciudad estaba, sólo que vendía cigarrillos a la salida de un cabaret. —————————– “Marlboro?” Mi abuelita asintió con su cabeza. “Fire?” Le acercó un fosforo. ———————– “movies?” Movió su cabeza de un lado a otro. “Radio?” Mi abuelita negó. Él era un gordo mijo, no estaba mal, en ese tiempo ser gordito como tu era ser saludable. Después lo vi en un cartel grandísimo, cerca al aeropuerto, cuando nos devolvíamos con mi padre.

Mi abuelo se dió con Jimi Hendrix.

Excuse me while I kiss that guy, fué lo que escuchó mi abuelo mientras Jimi lo miraba directo a los ojos. Era Woodstock 68’. Mi abuelito había llegado a USA como enviado del gobierno a un congreso de agrimensura realizado en Bethel. No hubo congreso. ¿Qué haría un hombre de Pisba, Boyacá? Se encontró con un negro y se fue… Esperó a que bajara del escenario y probó sus labios, dice que le picó el bigotito. Le metió un pedazo de papel en la boca y se fue.

Llamé a Charlie Kaufman un genio (y tuve una conversación con Spike Jonez).

Estaba sentado en el aeropuerto. Me acompañaba una azafata cuya responsabilidad era protegerme de todo mal y entregarme sano y salvo a mi pá. Yo solo quería que pasara algo en el baño del avión, bah. Spike se sentó a mi lado, tenía un libro de Botero en las manos. Le pregunté. Me dijeron que Lynch inspiraba su fotografía en pinturas ¿Botero? Sí, ya sé, me sabe a mierda. Voy por un whisky. Dile a Charlie Kaufman que es un genio. Lo haré.

Uma Thurman y mi madre

Mirando fotos. ¿Quién es ella mami? Es Karuna, una amiga con la que trabajaba en Dunkin Donuts, en Nueva York. Después la vi en Kill Bill.