Hacia un nuevo paradigma del pirata

Por Francia Villabona Triana

REC 3

Como un pirata que recorre la mar, el hombre postmoderno navega por los océanos del ciberespacio robando pensamientos, saqueando ideas, fortaleciendo el mundo de las no-fronteras.

¿Hablar hoy de la profana piratería? Por favor, es censurar el papel del bárbaro de nuestro imperio, quien más que derrumbar y alterar el orden global lo fortalece.

En fin, voy a ser breve, parece que nuestro mundo requiere del imaginario de los piratas, quienes más que robar u obtener dinero sin prejuicios, son una pieza del complejo engranaje; dando pie al carácter errabundo de la informatización, a la expansión de la aldea nómada global.

¿Para qué buscar más elementos que fortalezcan la sociedad de la información, si tenemos al pirata?

…además ¡Es una tentación!¡Cómo no robar una buena idea!-Sentido en el cual los “pirateados” deberían estar orgullosos de la reproducción ilícita de sus grandes inventivas (Si es que en algún momento ellos mismos no las escamotearon de otros)-.

Es que en este mundo hasta los genios más creativos usurpan las obras de sus colegas. Un artista no sería lo mismo si no asaltara macabramente detalles casi imperceptibles, o en su defecto excesos y esplendores de otras mentes brillantes.

Así que recordando una frase, no mía lamentablemente (Pero sí vulnerable al robo), de un artista cuyo nombre no mencionaré (haciendo su uso aún más escandaloso, trágico, brillante, genial y espeluznante): “Los buenos artistas copian, los grandes roban.”

Es así como evoluciona nuestra sociedad, ¡Vivimos en una cultura creada por Piratas!

…Puede que este texto, robado de aquí y allá, sea una vil obra de piratería. ( Y sin embargo, no sé por qué lo sigo considerando de mi autoría.)