Editorial

Por Juan Pablo García

REC 2

Revista REC #2
Construimos una Revista de estudiantes de la facultad de artes y humanidades puesto que creemos que los estudiantes tienen un papel activo con su producción y su proceso educativo.

Continuamos haciendo una revista porque creemos que nuestro papel activo no es tanto y sobre eso también es apropiado actuar en
primera instancia.

Tal ánimo tocaba nuestra postura cuando decidimos no tratar de imponer un tema en la convocatoria sino poner en el tapete aquello que no es tema, aquello que deja anonadados, aquello que no permite actuar, aquello que provoca desencuentros, pero también aquello que nos obliga a pensar, nos hace movernos, hacer, actuar, leer, armar una revista, enviar algo a alguien. Pensar sobre condiciones, temas, asuntos que afligen y posibilitan. La impotencia es siempre la impotencia-de algo o alguien y eso queríamos oir, esa impotencia y ese alguien.

Teniendo en cuenta los textos que presentamos en ésta segunda edición y sin el ánimo de ser concluyentes proponemos el siguiente recetario para la impotencia. La conclusión la da cada uno.

Recetario para la impotencia


No se preocupe por explicar o justificar en un comienzo.
No tema equivocarse o fallar, comprenda lo necesario.
Aprenda de sus fallas gramaticales.
Reciba sus deseos con atención.
Preguntese no solo por lo que hace, también por lo que no hace.
Reduzca su presión, deje de hacer tareas y haga lo que le interesa.
Hagase cargo de sus preguntas, esas sólo las puede solucionar cada uno.
No tenga miedo a robar o a ser robado.
Lleve sus propias reglas (las que lo afligen) a posibilitar cosas. Si no funciona con el tiempo, reorganícelas o reinventelas.
Usurpe sus textos académicos, no se preocupe tanto por el dueño.
No tema pensar sus procederes desde afuera, pero vuelva adentro a visitar lo que encontró.
Dele un respiro a sus propias reglas, no tema leer cosas que no son de su terruño.
No transmita la impotencia a todo su cuerpo, sáquela… a bailar.
No tema a su experiencia, el afrontamiento es clave.
Cuando el afrontamiento no funcionó, no tema en crear las experiencias.
Si no puede actuar, imagine, esto también es echar fuerzas.
Apoyese en alguien cuando necesite pero solo cuando lo necesita, ésto no puede ser costumbre.
Trate de hacerse las preguntas necesarias antes de salir de la universidad, sus problemas también son asuntos colectivos.
No tema defender o dar apoyo a algún amigo o desconocido ellos necesitan los errores de su defensa y Ud necesita vivir.
Si cree en Dios él necesita de Ud para sus designios imposibles e injuriosos, si cree en el arte, la literatura o la música también eso necesita
de Ud… vaya a trabajar.
Los espacios que amplifican, los colegas, y lectores se arman con el tiempo y el trabajo, no se ganan de un día para otro.

Agradecemos su lectura y participación.