A secas

Por Natalia Becerra Galán

REC 2 Poesía

Cuando camino

a veces

en secreto

intento sincronizar mi paso

con el de un extraño

como si la empatía pudiera tomarse a cucharadas,

sin prescripción previa.

Cuando me arrepiento

                                                    a veces

degusto la culpa

como píldora masticable,

                                                           cada doce horas

—no trago,

prefiero saborearla

mientras se deslíe

bajo la lengua—.

Y cuando callo

                                      a veces

la palabra me sabe a remedio,

junto a mi voz

discordante

como dos polos

                                        que se repelen/

Para la conciencia corroída

no hay prescripción más precisa

que ingerir 100 mg

de placebo adulterado dos veces al día

                                                                                 y a secas.