Sin titulo

Por María Camila Palacio

REC 9

No va a venir. Estoy seguro de que no va a venir ¿Quiere más café señor? Bueno, muchas gracias. En serio no entiendo por qué sigo esperando… “No me llames Dolores, llámame Lola”. Esa canción me encanta, ¿puedes pedirle al mesero que la repita? Mamá yo quiero unas papas fritas. Señorita, señorita. “La que siempre anda sola por Barcelona…”, que canción tan tonta, tengo que empezar a discutir otro lugar para esperar. ¿Le gustará a ella esta canción? Señorita tráigale por favor unas papas fritas. Seguro que no le gusta, jamás me ha hablado de esta canción… Y un café para mí, por favor. Mesero, ¿podrían repetir esta canción? A mi novia le encanta… ¿y nos trae la cuenta de paso? Con mucho gusto señor. Mi amor, deberías comer algo distinto a papas fritas todo el tiempo. La cuenta de la 12, por favor. Tic, tic. “No me llames Dolores llámame Lola”. Espero que tanta espera valga la pena, en especial en este lugar tan ruidoso… “la que siempre anda sola por Barcelona…” ¿Es que no se va a acabar? ¿O la repitieron? Ruuuuun, ruuuuun… ¡¡un cappuccino para la mesa 5!! Aquí está su cuenta señorita. Tic, tic… ¡Santiago! Ten cuidado, regaste mi café. ¿Por qué se demora tanto? ¿Será que hoy tampoco va a llegar? ¡¡Santiago!! ¡¡¡AHORA REGASTE LA SALSA DE TOMATE!!! Por eso no tendré hijos… ¿Será que pido otra taza de café? “You are my sunshine, my only sunshine”. Con ésta, ya serían cuatro, pero la verdad no tengo nada más que hacer…, la pediré cuando la pobre mesera termine de arreglar la mesa del niño. “You make me happy, when skies”. Por fin cambiaron la música. Y ahora sí pusieron algo bueno…, aunque me recuerda… ¿será que no va a llegar? Muchas gracias señorita, qué pena con usted. Ruuuun, ruuun…. ¡Cappuccino para la mesa 13! ¡¡Para la mesa 13!! Héctor, por favor atiende la mesa de al fondo. “How much I love you, so please don’t…”. Debería pararme e irme, ya el dueño me está mirando con cara de que llevo mucho tiempo sin pedir nada… ¡Señorita! Voy a pedir un jugo y… dos jugos, tal vez cuando llegue va a querer algo de tomar. ¿Por qué se demorará tanto? Ruuun, ruuun, Juliana, la mesa 15, por favor… tal vez el señor quiera su cuenta por fin; es terrible cuando dejan plantada a la gente… si pide la cuenta llévale uno de nuestros dulces como cortesía. Señorita, tráigame dos jugos por favor. ¿Eso quiere decir que ya va a llegar? “You are my sunshine, my No lo sé, espero que llegue pronto, muchas gracias señorita. ¡Mamá, ya quiero irme! Mi amor, espérate que aún no me he terminado el café. Ruuun, ruuun. Cappuccino para la mesa 2 y los dos jugos de la 15… ¿nos vamos a ahorrar el dulce de cortesía? “When skies are gray”. No lo sé, por ahora quiere dos jugos. Mamá, ¿por qué la máquina del café hace tanto ruido? Aquí los tiene señor, dos jugos de mandarina. Gracias señorita. Mamá, ¿por qué ese señor tiene dos jugos para él solo? Jajaja, ¿cree que tiene un amigo imaginario? “So please don’t take my sunshine away”. Ese niño me está mirando, debo verme realmente ridículo con los dos jugos, ¿por qué tengo que esperar tanto? “Yesterday, all my troubles seemed so far away”. ¡Lo que me faltaba, otra canción! Llevo años esperando en este café. Hijo, no molestes más, y deja de mirar al señor, que eso de mala educación. “Now it looks like”. Mamá, ya terminaste, ¿podemos pedir la cuenta? Sí, Santiago, ya pido la cuenta. Pero dime por qué tienes tanto afán. Ruun, ruuun, ¡un café expreso para la 7! Ahí viene, ¡¡estoy seguro!!, ¡¡lo veo por la ventana!! ¿Por qué se habrá demorado tanto? Mamá, es que en media hora empieza mi programa… “Oh I believe in yesterday”. Sí, sí es él. Señorita, ¿nos trae la cuenta por favor? Hola Juan, ¿cómo estás? ¿Por qué te demoraste tanto? ¿¡Si viste!? ¡¡No es una mujer lo que el señor de la mesa 15 estaba esperando!! ¿La trajiste Juan? “Yesterday… all my troubles…”. Sí, sí te la traje. Aquí está tu carta. Gracias Juan. Siéntate, mira te pedí un jugo de mandarina. Muchas gracias señorita. Que estén muy bien y vuelvan pronto a nuestro café. Adiós señorita, perdón por hacer tanto reguero. “Love was such an easy game to play”. ¿La leíste?, ¿qué dice? En eso estoy Juan, es perfecto… ¡es lo que he estado esperando desde hace tiempo! Ruun ruuun, café latte para la 9… El señor traía una carta. Debía ser muy importante para que esperara tanto. Dice que va a venir Juan, ella va a venir. Ve y pregúntales que si quieren algo más. Perdón por hacerte esperar tanto, no te imaginas el tráfico de venida desde mi casa. No te preocupes, valió la pena esperar. Ahora sí, cuéntame cómo estuvo tu viaje. ¿Cómo está ella?